Lección gramatical:
Algunos términos gramaticales
(en lengua española)

Es necesario una mínima base gramatical para comprender los conceptos que se darán en el curso de japonés Gunkan. No es necesario estudiar de memoria esta lección, es una referencia de consulta. Si encontrais algún término gramatical que desconoceis, buscazlo aquí.

La oración

Oración y sintagma

ORACIÓN Palabra o conjunto de palabras con que se expresa un sentido gramatical completo.

La oración es la menor unidad gramatical con sentido completo. Las palabras sirven para designar los seres (niño), procesos (correr), conceptos (agilidad), señalar las relaciones que se establecen entre ellas (con)... Para comunicar un pensamiento completo hemos de rcurrir a la oración:

Los niños corren con agilidad.

Cada oración constituye un sintagma, es decir, un grupo de monemas enlazados que se presentan alineados en la cadena hablada. Pero, como veremos más adelante, está compuesta por otros sintagmas menores. En la frase del ejemplo los niños es un sintagma nominal, ya que su núcleo es un sustantivo; corren con agilidad es un sintagma verbal, porque su núcleo es un verbo. Juntos constituyen una oración, que es un sintagma.

SINTAGMA Grupo de elementos lingüísticos que, en una oración, funciona como una unidad. En la oración El viento derribó un árbol, se distinguen los sintagmas el viento, derribó, un árbol y derribó un árbol. Para algunos lingüistas, la oración misma es un sintagma. Este se denomina nominal, adjetival o verbal, cuando su núcleo respectivo es un nombre, un adjetivo o un verbo; y preposicional, cuando es un sintagma nominal inserto en la oración mediante una preposición: Clávalo en la pared.

Clases de oraciones según su significado

Según su significado, las oraciones pueden dividirse en los siguientes tipos:

Enunciativas las que afirman o niegan algo. Se dividen en afirmativas y negativas:
  AFIRMATIVA: Iré mañana a las diez.
NEGATIVA: No he aprobado.
Interrogativas presentan una pregunta del emisor al receptor. Se dividen en directas o indirectas:
 

DIRECTAS: ¿Vas a casa?
INDIRECTAS: Dime si vas a casa

Imperativas expresan una orden o mandato:
  Preparen para el lunes una redacción sobre el pato silvestre.
Exclamativas expresan la emoción del hablante:
  ¡Qué tontería!
¡Me duele muchísimo!
Dubitativas expresan un duda, una incertidumbre:
  Quiza mañana sea tarde.
Tal vez no conozcan la dirección.
Desiderativas expresan un deseo:
Ojalá llegue mañana.
Quiera Dios que no le haya ocurrido nada.

La estructura de la oración

La oración consta de dos miembros o sintagmas: sujeto y predicado.

El alumno x estudia.
SUJETO PREDICADO
SUJETO Función oracional desempeñada por un sustantivo, un pronombre o un sintagma nominal en concordancia obligada de persona y de número con el verbo. Pueden desempeñarla también cualquier sintagma o proposición sustantivados, con concordancia verbal obligada de número en tercera persona.
PREDICADO Segmento del discurso que, junto con el sujeto, constituye una oración gramatical.

El sujeto está compuesto por un sintagma nominal. Un sintagma nominal es un grupo de palabras cuyo núcleo es un sustantivo o elemento equivalente:

El alumno aplicado y bondadoso.
  NÚCLEO  

El predicado puede ser un sintagma verbal, cuyo núcleo es un verbo:

Estudia intensamente
NÚCLEO  

o un sintagma nominal, cuyo núcleo es un sustantivo o adjetivo:

Está enfermo
  NÚCLEO

Existen otras posibilidades, pero en esta lección de contenidos básicos, carecen de interés.

Desde un punto de vista lógico, el sujeto es la persona, animal, cosa, proceso... del que afirmamos algo. Según el mismo criterio, el predicado es lo que decimos del sujeto:

El alumno bondadoso y aplicado x estudia gramática
SUJETO NÚCLEO

El núcleo del sujeto (sustantivo, pronombre o elemento equivalente) concuerda en número y persona con el verbo que forma parte del predicado:

Yo estudio. Vosotros Estudiabais.
(1ª persona del singular)

(2ª persona del prural)

Juanito estudia. Algunos alumnos están enfermos.
(3ª persona del singular)

(3ª persona del prural)

Hay que tener en cuenta que el verbo español presenta una forma distinta para la mayor parte de las personas (voy, vas, va, vamos, vais, van, iba, ibas, iba, íbamos, íbais, iban...). En consecuencia, no es preciso especificar el sujeto cuando se trata de la primera o segunda personas (sólo puede ser yo y en singular, nosotros y vosotros, en plural):

Voy = Yo voy.
Amabais = Vosotros amabais.
Hubiéramos ido = Nosotros hubiéramos ido.

Tampoco es preciso en el de tercera persona, cuando se sobreentiende y no ofrece duda al receptor:

Juan bajó al patio, jugó a baloncesto y acabó cansadísimo
(Juan, él) (Juan, él)

Esta ausencia aparente del sujeto no quiere decir que no exista la concordancia de número y persona que antes hemos señalado. Lo mismo puede faltar el sujeto, por sobrentenderse, también puede omitirse, por idéntica razón, el verbo:

María leyó el Quijote, Juan también
(leyó el Quijote)

Existen algunas oraciones en las que sólo aparece un elemento nominal que actúa como predicado. Si en un partido de fútbol, un balón roza el larguero, muchos hinchas exclamarán: ¡Lástima! Es una oración nominal cuyo significado sobreentendido será: 'Esa jugada ha sido una lástima'.

Oraciones impersonales

Tácito o explícito, en toda oración existe un predicado. Lo normal es que exista también un sujeto, pero tenemos algunas oraciones que carecen de él: las oraciones impersonales. En este caso están las que expresan fenómenos atmosféricos y astronómicos: nevó, amaneció, llovía, anochece... Se considera inútil señalar la persona, animal, cosa, proceso o concepto al que se atribuyen estos fenómenos.

IMPERSONAL Dícese de la oración cuyo sujeto es indeterminado: llaman al teléfono.

También son oraciones impersonales algunas de las que se construyen con los verbos haber y hacer:

Hay mucha gente.
Hace frío.

Para construir otras oraciones impersonales, sin expresar el sujeto, la lengua recurre a un verbo en tercera persona y el pronombre se, que en esos casos pasa a ser una mera marca del carácter impersonal:

Se busca piso.

Las proposiciones: la oración compuesta

PROPOSICIÓN Unidad lingüística de estructura oracional, esto es, constituida por sujeto y predicado, que se une mediante coordinación o subordinación a otra u otras proposiciones para formar una oración compuesta.

Existen algunas unidades que presentan la estructura de la oración (sujeto+predicado), pero carecen de sentido completo:

... cuando Juan llegó a clase

A esto se le denomina proposición y sólo alcanza sentido cuando se une a otros elementos para formar una oración compuesta o compleja:

Llovía a cántaros cuando Juan llegó a clase.

Llamanos oración compuesta a la que está integrada por varias proposiciones que se complementan.

Clases de oraciones según su predicado

Según la estructura de su predicado, las oraciones presentan las siguientes variedades:

Predicado nominal
Predicado verbal Pasivas
  Activas Intransitivas
    Transitivas Reflexivas
      Recíprocas
      Pasivoreflejas

De predicado verbal: tienen como núcleo del predicado un verbo:

Da me el libro
NÚCLEO VERBAL

De predicado nominal: tienen como núcleo del predicado un sustantivo o adjetivo:

Luís es muy inteligente
  NÚCLEO NOMINAL

Las de predicado verbal se dividen en:

Activas: el sujeto realiza la acción verbal:

El ratón come queso

Pasivas: el sujeto sufre la acción verbal; el verbo adopta la voz pasiva y la acción es desempeñada por el complemento agente:

El queso es comido por el ratón

Entre las activas podemos distinguir dos tipos:

Transitivas: la acción del verbo recae sobre un elemento al que llamamos complemento directo:

José María escribe un cuento
VERBO TRANSITIVO COMPLEMENTO DIRECTO

Intransitivas: no tienen complemento directo:

Juan corre
  VERBO INTRANS.

Entre las oraciones transitivas existen dos tipos de oraciones algo especiales:

Reflexivas: el complemento directo o indirecto y el sujeto son el mismo ser :

José se lava  
COMPLEMENTO DIRECTO VERBO TRANSITIVO  
José se lava las manos
COMPL.INDIRECTO VERBO TRANSITIVO COMPLEMENTO DIRECTO

Recíprocas: la acción verbal, realizada por un sujeto múltiple, recae sobre los mismos sujetos:

Juan y Pedro

se ayudan
SUJETO COMPLEMENTO DIRECTO VERBO TRANS.

Otro caso especial es el de las oraciones pasivorreflejas: tienen forma activa, pero significado pasivo:

Se han arreglado los coches = Los coches han sido arreglados.

VERBO TRANSITIVO El que se construye con complemento directo, como: amar a Dios, decir verdad.
VERBO INTRANSITIVO El que se construye sin complemento directo, como nacer, morir, correr.
COMPLEMENTO DIRECTO Nombre, sintagma o proposición en función nominal, que completa el significado de un verbo transitivo.
COMPLEMENTO INDIRECTO Nombre, sintagma o proposición en función nominal que completa el significado de un verbo transitivo o intransitivo, expresando el destinatario o beneficiario de la acción.

 

El sintagma nominal

El núcleo del sintagma nominal y sus complementos

Como dijimos en la sección dedicada a la oración, el sintagma nominal es un grupo de palabras que aparecen en la oración en torno a un nombre o sustantivo.

El núcleo del sintagma nominal puede tener diversos adjuntos o complementos. Todos los que presentan morfemas de género y número concuerdan con su núcleo. Un sustantivo masculino prural estará complementado por artículos o adjetivos del mismo género y número.

Los adjuntos o complementos más frecuentes son:

Determinante, función desempeñada por un artículo o adjetivo determinativo (demostrativo, posesivo, indefinido...):

Los niños
ARTÍCULO SUSTANTIVO
DETERMINANTE NÚCLEO
Estos niños
ADJETIVO DEMOSTRATIVO SUSTANTIVO
DETERMINANTE NÚCLEO
Mis niños
ADJETIVO POSESIVO SUSTANTIVO
DETERMINANTE NÚCLEO
Algunos niños
ADJETIVO INDEFINIDO SUSTANTIVO
DETERMINANTE NÚCLEO

Adjunto, adyacente o, más sencillamente, adjetivo, función desempeñada por un adjetivo o por una proposición adjetiva.

Los niños enfermos
ARTÍCULO SUSTANTIVO ADJETIVO
DETERMINANTE NÚCLEO  
Los niños que vimos en el parque
ARTÍCULO SUSTANTIVO PROPOSICIÓN ADJETIVA
DETERMINANTE NÚCLEO ADJETIVO

Aposición, función desempeñada por un sintagma nominal yuxtapuesto al sustantivo núcleo:

Aranjuez, oasis de Castilla
SUSTANTIVO SUSTANTIVO PREPOSICIÓN SUSTANTIVO
NÚCLEO COMPLEMENTO DEL NOMBRE
NÚCLEO APOSICIÓN

Complemento del nombre, función desempeñada por un sintagma nominal precedido de preposición:

Los niños de la escuela
ARTICULO SUSTANTIVO PREPOSICIÓN ARTÍCULO SUSTANTIVO
DETERMINANTE NÚCLEO COMPLEMENTO DEL NOMBRE

Esta función de complemento del nombre puede ser desempeñada también por un proposición sustantiva precedida de proposición:

La idea de que venga
ARTICULO SUSTANTIVO PREPOSICIÓN PROPOSICIÓN SUSTANTIVA
DETERMINANTE NÚCLEO COMPLEMENTO DEL NOMBRE

Otras palabras que pueden ser núcleo del sintagma nominal

El sustantivo es el núcleo del sintagma natural, pero existen otras palabras que pueden tener el mismo valor y desempeñar esa función: los pronombres, los adjetivos (sustantivados), los infinitivos y las proposiciones sustantivas o adjetivas (las últimas, sustantivadas).

Los pronombres son por definición sustitutos de un sintagma nominal:

Juan y Margarita se quedan en casa; él ( = Juan ) tiene trabajo.

Juan no vino. José fue a buscarlo ( lo = a Juan ).

Los soldados comieron en el cuartel. Algunos ( = algunos soldados ) salieron por la tarde.

Asistieron a la presentación los alumnos de primero y los de segundo. Éstos ( = los alumnos de segundo ) volvieron tarde.

Como ya dijimos, el sujeto de primera y segunda persona sólo puede ser desempeñado por los pronombres personales correspondientes: yo, tú, nosotros y vosotros.

El infinitivo es una forma nominal de los verbos y se comporta en muchas ocasiones como un sustantivo: puede tener los determinantes y los complementos propios del núcleo del sintagma nominal.

El trabajar tranquilo y sosegado es bueno para la salud.

Como el infinitivo no deja de ser un verbo, admite los complementos propios del núcleo de un sintagma verbal (complemento directo, indirecto, circunstancial...):

Vender los productos es esencial para la empresa
NÚCLEO COMPLEMENTO DIRECTO
SUJETO

El adjetivo puede sustantivarse, convertirse en sustantivo, con la presencia de un determinante:

El rubio me parece peligroso.
Lo normal es andar por la acera, no por la calzada.

Las proposiciones sustantivas también equivalen a un sintagma nominal:

Me alegra que vuelva a clase tras la enfermedad ( = su vuelta ).

Las proposiciones adjetivas o de relativo equivalen a un adjetivo, pero pueden ser sustantivadas por medio de un determinante:

Empiecen el ejercicio los que tengan el bolígrafo a mano.

En casos más raros cualquier palabra o grupo de palabras puede sustantivarse por medio de un determinante y a veces sin él:

El cuándo ( = el momento ) lo ignoro.
Al oír esa música siento un no sé qué.
Cabe es una preposición que ya no se usa.

Funciones del sintagma nominal: sujeto

La función fundamental del sintagma nominal es la de sujeto. Pero además puede desempeñar las funciones de vocativo, aposición, atributo y diversos complementos de verbo.

El sujeto (al que representaremos con el símbolo S) concierta en número y persona con el verbo y designa a la realidad (persona, animal, cosa, proceso, concepto...) de la que decimos algo.

El alumno estudió la lección.
DET. NÚCLEO  
S  
¿Va a venir el muchacho del jersey gris?
  DET. NÚCLEO COM. DEL NOMBRE
  S
La carroña es devorada por los buitres.
DET. NÚCLEO  
S  
Estoy bien.
(SUJETO ELÍPTICO; YO, INCLUIDO EN LA FORMA VERBAL)

El sujeto no lleva preposición, aunque en algún caso aparece entre un sujeto múltiple:

Lo subieron entre Juan y Pedro
  S


Vocativo, aposición y complemento del nombre

El vocativo es un sintagma nominal que usamos para llamar o invocar a algo o a alguien:

Juan, no corras.
VOC.
Quiero advertirte, mi querido amigo, de los peligros que corrés.
  DET. ADJ. NÚCLEO  
  VOCATIVO  

La aposición, como ya dijimos, es un sintagma nominal que complementa a un sustantivo, sin que medie entre ellos ningún otro elemento:

La historia, maestra de la vida, es fascinante
NÚCLEO PREP. DET. SUST.
APOSICIÓN

El complemento del nombre (al que representaremos con el símbolo CN) es un sintagma nominal que, precedido de una preposición, complementa a un sustantivo:

La cartera de José es muy fuerte
PREP. SUST.
CN

Atributo

El sintagma nominal desempeña la función de atributo (que representaremos con el símbolo AT) cuando actúa como predicado con el verbo ser :

Domingo es médico.   Es una pena.
AT AT

La función de atributo la desempeñan normalmente los adjetivos. En este caso se unen al sujeto por medio de los verbos ser, estar y ocasionalmente, con otros como parecer, llegar, encontrarse...

Estoy cansado.   Se encuentra fatigada.   Los muchachos son revoltosos y charlatanes.
AT AT     AT

Complementos del verbo

Dentro del predicado verbal, el sintagma nominal puede desempeñar las funciones de complemento directo, indirecto, circunstancial y agente.

El complemento directo (que representaremos con el símbolo CD) es el sintagma que designa la realidad sobre la que recae directamente la acción verbal. Esta función la desempeña un sintagma nominal o equivalente (pronombre, adjetivo sustantivado, proposición sustantiva...).

He leído un libro.
CD
Vi a los alumnos de primero.
PREP. DET. NÚCLEO CN
  CD

Como puede observarse en los ejemplos, el complemento directo no lleva ninguna preposición cuando se trata de cosas, pero va precedido de la preposición a cuando designa a personas.

Algunos verbos se unen por medio de una preposición al sintagma que designa a la realidad sobre la que recae directamente la acción verbal. A ese sintagma se la denomina complemento régimen o suplemento (SUPL.)

Hablamos de política
SUPL.
Acuerdate de mí
SUPL.

El complemento indirecto (CI) es la persona, animal o cosa que recibe el provecho o daño de la acción verbal.

Juan entregó el libro a Paco
CI
La película gusto mucho a los espectadores
CI

El sintagma nominal que desempeña la función de complemento indirecto va precedido de la preposición a.

El complemento circunstacial (CC) expresa las cinrcunstancias que rodean a la acción del verbo: lugar, tiempo, modo, compañía, instrumento...

El lunes escribiré en esta página con bolígrafo
CC de Tiempo CC de Lugar CC de instrumento

Los sintagmas nominales que actúan de complementos circunstanciales pueden aparecer con las diversas preposiciones y en algunos casos, sin ellas.

En las oraciones pasivas, un sintagma nominal, precedido de la preposición por, desempeña la función de complemento agente (CAG), que expresa la persona, animal o cosa que realiza la acción verbal.

El museo fue visitado por los alumnos
CAG

 

El sintagma predicado

Predicado nominal y predicado verbal

Existen dos tipos de predicado: nominal y verbal. La diferencia entre ellos consiste en el el primero tiene como núcleo un elemento nominal (adjetivo o sustantivo), unido al sujeto por medio de un verbo copulativo (VC): ser y estar; mientras el segundo tiene como núcleo un verbo predicativo (VP):

Era el mejor torero de la tierra.
  DET. ADJ. SUST. NÚCLEO PREP DET. SUST.
    NÚCLEO COMPLEMENTO DEL NOMBRE
VC
ATRIBUTO
PREDICADO NOMINAL

El muchacho es afable.
    ADJETIVO
  VC ATRIBUTO
  PREDICADO NOMINAL

El coche recorrió el camino.
  VP (núcleo) DET NÚCLEO
    CD
  PREDICADO VERBAL


Predicado nominal

El predicado nominal está formado, según hemos visto, por el verbo copulativo (generalmente ser y estar) y un atributo. Los verbos copulativos han perido su velor semántico y se han convertido en un elemento grmatical que relaciona el sujeto y el atributo, y señala el tiempo de la oración.

El núcleo del atributo es normalmente un adjetivo:

Teresa es generosa.
S VC Atributo

Los perros son cariñosos e inteligentes
S VC Atributo

El aire está húmedo
S VC Atributo

Los adjetivos que desempeñan la función de atributo concuerdan en género y número con el sujeto de la oración. El núcleo del atributo es también con frecuencia un sustantivo.

El padre de Miguel es fontanero
S VC Atributo

También pueden desempeñar esta función un adverbio ("El mundo es así") o un sintagma nominal preposición, que es equivalente a un adjetivo ("Luis es de Barcelona").

Otros verbos que actuan como copulativos

Ser es el verbo copulativo por excelencia. También desempeña esta función estar que, a veces, se comporta como predicativo y mantiene su significado de permanecer, encontrarse, hallarse:

José María está en París = José María se encuentra en París.

Existen otros verbos, normalmente predicativos, que en ocasiones se vacían de su significado y actúan como copulativos (encontrarse, andar, parecer, quedarse, llamarse, ponerse, llegar a ser, estar hecho...):

Juan parece deprimido.
María anda enferma.
Los alumnos se quedaron pasmados.

El complemento predicativo

También encontramos verbos predicativos que tienen un adjetivo que concuerda con el sujeto en género y número y desempeña, al mismo tiempo, la función de complemento circunstancial de modo (señala la forma en que se realiza la acción verbal). A este atributo que no aparece en la frase copulativa se la denomina complemento predicativo. Es a un tiempo atributo y complemento del verbo:

Los alumnos acabaron el curso agotados
S VP CD CP

El espía se movió sigiloso
S VP CD

La madera crujió rota
S VP CP

A veces el complemento predicativo no concuerda con el sujeto sino con el complemento directo (CD), del que es atributo:

El golpe dejó desmayado a Guillermo
S VP CP CD

Siempre consideré buena a María
CC VP CP CD

El complemento verbal activo y sus complementos

El predicado verbal está integrado por un núcleo (un verbo de los llamados predicativos) y sus complementos. Estos complementos son sustancialmente de tres tipos: directo (CD), indirecto (CI) y circunstancial (CC). Además, pueden aparecer el complemento predicativo, del que ya hemos hablado, y el suplemento, especie de complemento directo que se une a determinados verbos por medio de una preposición.

Los complementos del verbo son sintagmas nominales, con la excepción del adverbio, que actúa como complemento circunstancial (CC).

El complemento directo y el suplemento

Como ya sabemos, el complemento directo es el ser u objeto sobre el que recae directamente la acción verbal:

Juan da un golpe a la pared
S VP CD CI

En este ejemplo, el complemento es lo que da: un golpe. La pared es complemento indirecto; recibe la suma del verbo y del complemento directo.

En el español culto de la mayor parte de España y América el complemento directo puede sustituirse por los pronombre lo, la, los, las:

Cogió el libro = Lo cogió.
Cogió la taza = La cogió.
Cogió los libros = Los cogió.
Cogió las tazas = Las cogió.

Cuando transformamos en pasiva una oración activa, el complemento directo se convierte en sujeto paciente:

Juan recogió el libro = El libro fue recogido por Juan.

Como ya vimos, hay verbos que exigen una preposición entre el verbo y la persona, animal o cosa sobre la que recae directamente la acción verbal. A esta pieza gramatical que tiene un valor similar al complemento directo, pero forma distinta se denomina complemento régimen o suplemento:

Desconfío de ti
VP SUPLEMENTO

El complemento indirecto

Como ya sabemos, el complemento directo es el ser u objeto sobre el que recae directamente la acción verbal:

En el ejemplo que vimos antes (Juan dio un golpe a la pared), el complemento indirecto es a la pared, que recibe el resultado de la acción verbal realizada sobre el complemento directo.

El complemento indirecto se puede sustituir por los pronombres le y les:

Juan dio un golpe a la pared = Juan le dio un golpe

Cuando en una frase aparecen juntos uno de los pronombres que desempeñan la función de complemento directo (lo, la, los, las) y uno de los que actúan como complemento indirecto (le, les), estos últimos adoptan la forma se:

Juan dio un golpe a la pared = Juan se (a la pared) lo dio. (un golpe)

Laísmo, leísmo y loísmo

Hemos hablado de las posibilidades de sustituir los complementos directo e indirecto por pronombres. sin embargo, debemos tener en cuenta que hay hablantes que utilizan estos pronombres de forma distinta a la que es general e incurren en laísmo, leísmo y loísmo.

El laísmo consiste en utilizar como complemento indirecto (CI) el pronombre la. El leísmo, en usar el pronombre le como complemento directo; la Academia lo admite cuando se trata de una persona. El loísmo es usar el pronombre lo como complemento indirecto; es vulgar e inaceptable.

    FORMA ACADÉMICA
LAÍSMO La regaló una pulsera Le regaló una pulsera
LEÍSMO Cógele (= Coge un libro)
Mírale (= Mira a Pepe)*
Cógelo
LOÍSMO Lo di un paquete Le di un paquete

*Aceptado en la norma culta

   

Estos fenómenos, sobre todo el laísmo y el leísmo, están muy aarraigados en la variante castellana del español, que se separa en este punto de la norma culta más extendida.

El complemento circunstancial

jYa sabemos que el complemento circunstancial expresa las circunstancias (tiempo, modo, lugar, compañía, causa, finalidad, instrumento...) de la acción verbal.

Esta función la puede desempeñar un sitagma nominal generalmente precedido por una preposición:

Juan escribía la novela
  • en su habitación (CC de lugar)
  • con la pluma (CC de instrumento)
  • para comer (CC de finalidad)
  • con cuidado (CC de modo)
  • con José María (CC de compañia)
  • por despecho (CC de causa)
  • por la noche (CC de tiempo)
S VP CD

También desempeñan la función de complemento circunstancial los adverbios.

Juan escribía la novela
  • allí (CC de lugar)
  • bien (CC de modo)
  • ayer (CC de tiempo)
S VP CD

Los adverbios también actúan como complementos de los adjetivos (Es muy bueno) y de otros adverbios (Está demasiado lejos).

También desempeñan la función de complemento circunstancial los gerundios y las proposiciones subordinadas adverbiales:

Juan llegó corriendo
S VP CC de modo

Juan escribía la novela
  • cuando empezaba la noche (CC de tiempo)
  • donde le apetecía (CC de lugar)
  • como quería (CC de modo)
S VP CD

El predicado pasivo y sus complementos

En las oraciones pasivas, el sujeto sufre la acción verbal; en que la realiza es el llamdo complemento agente.

La oración pasiva carece de complemento directo (su papel lógico lo desempeña el sujeto), pero puede tener los demás complementos habituales del predicado verbal; el indirecto y el cirsunstancial. A éstos hay qye añadir el complemento agente:

El envío fue entregado al destinatario por el cartero en su casa
S VP CI CAg CC de lugar

Las oraciones pasivas se corresponden con las activas en las que el complemento agente aparece como sujeto pasivo y el sujeto pasivo como complemento directo.

El cartero entregó el envío al destinatario en su casa
S VP CD CI CC de lugar

 

El verbo

El verbo y sus accidentes

El verbo es un tipo de palabra que expresa acción, estado o pasión (la pasión no es lo que hace el sujeto, sino lo que otro hace con él). Presenta los accidentes gramaticales de tiempo, aspecto, modo persona, número y voz. Constituye el núcleo de los sintagmas verbales. El verbo expresa sus accidentes por medio de las desinencias (morfemas trabados) y de los verbos auxiliares haber y ser.

USABAIS
Léxema: US
Desinencia: ABAIS

Tiempo: pretérito
Aspecto: imperfecto
Modo: indicativo
Persona: 2ª
Número: Plural
Voz: Activa

El tiempo señala si la acción es presente, pasada o futura: voy, fui, iré.

El aspecto, si la acción ha concluido 8perfecto) o está desarrollándose (imperfecto). Las formas perfectas, excepto el llamado pretérito perfecto simple o indefinido, se construyen en español con el verbo auxiliar haber:

He comido (perfecto, acción terminada)
Comió (perfecto, acción terminada).
Como (imperfecto, acción en desarrollo).

El modo expresa la actitud del hablante respecto a la acción verbal: el indicativo se emplea para las acciones que consideramos reales; el subjuntivo, para las posibles e hipotéticas; el imperativo, para las órdenes:

Leo un libro (indicativo).
Quizá lea un libro (subjuntivo).
Lee un libro (imperativo).

La persona y el número expresan quién o quiénes realizan la acción verbal. En español se distinguen tres personas, según ejecute la acción el que habla (1.ª persona), el que escucha (2.ª persona) u otro ser (3.ª persona). El número señala si es uno (singular) o varios (plural):

Jego a las damas (1.º persona del singular).
Viste lo que pasó (2.ª persona del singular).
Comía demasiado (3.ª persona del singular.
Queremos comer (1.ª persona del plural).
Escribisteis lo acordado (2.ª prsona del plural).
Corrieron con presteza (3.º persona del plural).

La voz expresa si el sujeto realiza la acción del verbo (voz activa) o la sufre (voz pasiva). La voz pasiva se construye con el verbo auxiliar ser (ser + participio):

Escribo la lección.
La lección es escrita por mí.

La conjugación española: los verbos regulares

La conjugación es el conjunto ordenado de formas que presentan los verbos en función de sus accidentes gramaticales.

La conjugación española es muy amplia. Sólo en la voz activa, disponemos de diecisiete conjuntos que se oponen por su modo, tiempo y aspecto. Cada uno de ellos, excepto el imperativo, tiene seis formas según su persona y número. A éstos hay que añadir las que se llaman formas no personales: infinitivo, gerundio y participio.

La voz pasiva tiene otras tantas, aunque su uso es poco frecuente.

Los verbos españoles se clasifican en tres conjugaciones en función de que su infinitivo acabe en -ar, -er, -ir. Llamamos verbos regulares a los que se conjugan según tres modelos preestablecidos: cantar, temer y partir.

CONJUGAGIÓN DE VERBOS REGULARES

FORMAS NO PERSONALES
FORMAS COMPUESTAS
  1.ª Conj. 2.ª Conj. 3.ª Conj.
-INFINITIVO
-GERUNDIO
-PARTICIPIO
-haber cantado
-habiendo cantado
-haber temido
-habiendo temido
-haber partido
-habiendo partido
FORMAS SIMPLES
  1.ª Conj. 2.ª Conj. 3.ª Conj.
-INFINITIVO
-GERUNDIO
-PARTICIPIO
-cantar
-cantando
-cantado
-temer
-temiendo
-temido
-partir
-partiendo
-partido

FORMAS PERSONALES
MODO INDICATIVO
TIEMPOS SIMPLES
    CANTAR TEMER PARTIR
Presente Yo

Él/Ella
Nosotros
Vosotros
Ellos/Ellas
canto
cantas
canta
cantamos
cantáis
cantan

temo
temes
teme
tememos
teméis
temen

parto
partes
parte
partimos
partís
parten
Pretérito imperfecto Yo

Él/Ella
Nosotros
Vosotros
Ellos/Ellas
cantaba
cantabas
cantaba
cantábamos
cantabais
cantaban
temería
temerias
temería
temeríamos
temeríais
temerían
partiría
partirías
partiría
partiríamos
partiríais
partirían
Pretérito perfecto simple Yo

Él/Ella
Nosotros
Vosotros
Ellos/Ellas
canté
cantaste
cantó
cantamos
catasteis
cantaron
temí
temiste
temió
temimos
temisteis
temieron
partí
partiste
partió
partimos
partisteis
partieron
Futuro Yo

Él/Ella
Nosotros
Vosotros
Ellos/Ellas
cantaré
cantaras
cantará
cantaremos
cantaréis
cantaran

temeré
tamarás
temerá
temeremos
temeréis
temerán

partiré
partirás
partirá
partiremos
partiréis
partirán
Condicional Yo

Él/Ella
Nosotros
Vosotros
Ellos/Ellas

cantaría
cantarías
cantaría
cantaríamos
cantaríais
cantarían

temería
temerías
temería
temeríamos
temeríais
temerían

partiría
partirías
partiría
partiríamos
partiríais
partirían

         
TIEMPOS COMPUESTOS
Pretérito perfecto compuesto he + participio del verbo conjugado
has + participio del verbo conjugado
ha + participio del verbo conjugado
hemos + participio del verbo conjugado
habéis + participio del verbo conjugado
han + participio del verbo conjugado
Pretérito pluscuamperfecto había + participio
habías + participio
había + participio
habíamos + participio
habíais + participio
habían + participio
Pretérito anterior hube + participio
hubiste + participio
hubo + participio
hubimos + participio
hubisteis + participio
hubieron + participio
Futuro perfecto habré + participio
habrás + participio
habra + participio
habremos + participio
habréis + participio
habrán + participio
Condicional perfecto

habría + participio
habrías + participio
habría + participio
habríamos + participio
habríais + participio
habrían + participio


MODO SUBJUNTIVO
TIEMPOS SIMPLES
    CANTAR TEMER y PARTIR
Presente Yo

Él/Ella
Nosotros
Vosotros
Ellos/Ellas

cante
cantes
cante
cantemos
cantéis
canten

tema
temas
tema
temamos
temáis
teman

Pretérito imperfecto Yo

Él/Ella
Nosotros
Vosotros
Ellos/Ellas

cantara o cantase
cantaras o cantases
cantara o cantase
cantáramos o cantásemos
cantarais o cantaseis
cantaran o cantasen

temiera o temiese
temieras o temieses
temiesa o temiese
temiéramos o temiésemos
temierais o temieseis
temieran o temiesen

Futuro Yo

Él/Ella
Nosotros
Vosotros
Ellos/Ellas

cantare
cantares
cantare
cantáremos
cantareis
cantaren

temiere
temieres
temiere
temiéremos
temiereis
temieren

       
TIEMPOS COMPUESTOS
Pretérito perfecto compuesto haya + participio del verbo conjugado
hayas + participio del verbo conjugado
haya + participio del verbo conjugado
hayamos + participio del verbo conjugado
hayáis + participio del verbo conjugado
hayan + participio del verbo conjugado
Pretérito pluscuamperfecto hubiera o hubiese + participio
hubieras o hubieses + participio
hubiera o hubiese + participio
hubiéramos o hubiesemos + participio
hubierais o hubieseis + participio
hubieran o hubiesen + participio
Futuro perfecto hubiere + participio
hubieres + participio
hubiere + participio
hubiéremos + participio
hubiereis + participio
hubieren + participio

MODO IMPERATIVO
  CANTAR TEMER PARTIR
Presente

canta tú
[cante usted]

cantemos nosotros, -as

cantad vosotros, -as
[canten ustedes]

teme tú
[tema usted]

temamos nosotros, -as

temed vosotros, -as
[teman ustedes]

parte tú
[parta usted]

partamos nosotros, -as

partid vosotros, -as
[partan ustedes]

Los verbos irregulares

No todos los verbos se atiendes a los modelos que hemos presentado. Existen muchos, algunos de uso muy frecuente, que se conjugan con notables diferencias respecto a las reglas generales.

Las irregularidades nunca afectan a un tiempo solo. Cuando el presente de indicativo es irregular, lo son también el presente de subjuntivo y el imperativo.

INFINITIVO INDICATIVO SUNJUNTIVO IMPERATIVO
temblar tiemblo tiemble tiembla

Si el pretérito simple o pretérito indefinido es irregular, lo son también el pretérito imperfecto de subjuntivo y el futuro imperfecto de subjuntivo:

INFINITIVO
caber
PRETÉRITO PERFECTO SIMPLE
cupe
PRETÉRITO IMPERFECTO SUBJUNTIVO
cupiera
FUTURO IMPERFECTO SUBJUNTIVO
cupiere

Si es irregular el futuro imperfecto de indicativo, tambien lo es el condicional simple.

INFINITIVO FUTURO IMPERFECTO DE INDICATIVO CONDICIONAL SIMPLE
poner pondré pondría

Muchos verbos tienen participios irregulares:
absuelto (absolver),
abierto (abrir),
cubierto (cubrir),
dicho (decir),
escrito (escribir),
frito (freir),
hecho (hacer),
muerto (morir),
puesto (poner),
resuelto (resolver),
roto (romper),
visto (ver),
vuelto (volver)...

Algunos verbos tienen dos participios, uno irregular y otro regular:
abstraído/abstracto,
bendecido,bendito,
concluido/concluso,
despertado/despierto,
frído/frito,
imprimido/impreso,
suspendido/suspenso,
torcido/tuerto...
Lo habitual es que los tiempos compuestos se formen con el participio regular y que el irregular se use como adjetivo:

He concluido esta labor.
Está conclusa.

Sin embargo, en el verbo freír es más corriente he frito, has frito.

Verbos defectivos

Se llama verbos defectivos a los que carecen de algunos tiempos o de algunas personas.

Los verbos que designan fenómenos meteorológicos no presentan, como es natural, más que la tercera persona del singular. No tiene sentido decir yo lluevo, tú nievas...

Lo mismo ocurre con aquellos que expresan acciones cuyo sujeto no puede ser una persona humana: acontecer, atañer, concernir, ocurrir, incumbir... En estos casos se usa la tercera persona del singular y del plural:

Acontecen muchas desgracias.
Esos documento atañen a otra sección.

Soler se emplea casi exclusivamente en presente de indicativo y de subjuntivo y en pretérito imperfecto de indicativo.

Suelo dar un paseo.
Que suelas venir no te da ningún derecho.
Cuando era joven, solía bailar.

en algunos verbos se prescinde de las formas cacofónicas. Abolir sólo emplea las formas cuya desinencia empieza por i: abolido, abolió...; pero no abuelo, abola... Balbucir alimina las formas que deberían presentar -zc-: balbuzco, balbuzcamos...

 

Las formas verbales

los valores de las formas verbales

Ya señalamos que los verbos presentan los accidentes de voz, modo, aspecto, tiempo, número y persona. Cada una de las formas verbales que aparecen en el habla tiene un valor específico que vamos a tratar de desentrañar. Dejamos de un lado los accidenes de voz, número y persona. Vamos a analizar el valor y significado que cada forma verbal adquiere por su tiempo, aspecto y modo, así como sus diversos usos.

El presente y sus valores

El presente de indicativo (amo, amas, ama...) expresa una acción cierta, no hipotética, actual y no acabada (aspecto imperfecto).

llaman a la puerta
(Lo hacen en este momento y no han acabado de llamar.)

Presente habitual: expresa una acción que se realiza normalmente, antes y después del momento en que se habla:

Todos los veranos voy a la playa.
Cuando estoy aburrido, veo la televisión.
Eel tren llega a las doce.

Presente general: expresa una acción válida en todo momento.

La cortesía mantiene las amistades.

Presente histórico: expresa como actual una acción pasada para darle mayor fuerza:

Lope de Vega crea la comedia española.
Ayer veo a Paco y le digo: "¡Dichosos los ojos!".

Presente con valor de futuro: expresa acciones que se desarrollaran en el futuro:

Dentro de dos semanas empiezan los exámenes.

Presente de mandato: expresa una orden como si se tratara de un hecho:

Escribes lo que ha dicho.
Os calláis ahora mismo.

El presente de subjuntivo (ame, ames, ame...) expresa una acción posible que se proyecta en el futuro:

Quizá vaya.

Las formas del pretérito de indicativo

Pretérito imperfecto de indicativo: expresa una acción pasada y no acabada (imperfecta); siempre se relaciona con otro hecho pasado:

José comía patatas cuando llegó Manuel.
en verano (cuando era verano) iba a casa de mi abuela.

Pretérito perfecto compuesto: expresa una acción pasada y acabada en un tiempo que el hablante considera inmediato, no concluido:

He comido en el restaurante a las doce y media.
(El que habla ve la comida como algo próximo.)

Pretérito perfecto simple o pretérito indefinido: expresa una acción pasada y acabada en un tiempo que el hablante considera lejano, ya concluido.

Comí en el restaurante a las doce y media.
(El que habla ve la comida como algo lejano.)

Pretérito anterior: expresa una acción pasada y perfecta, inmediatamente anterior a otra también pasada y perfecta:

Cuando hube leído el libro, salí de casa.
(Poco después de leer el libro, salí de casa.)

Pretérito pluscuamperfecto: expresa una acción pasada y perfectam anterior a otra también pasada y perfecta:

Cuando había leído el libro, salí de casa.
(una vez leido el libro, salí de casa.)

el pluscuamperfecto de indicativo no nos aclara si transcurre mucho o poco tiempo desde el final de la lectura hasta la salida.

Las formas de pretérito de subjuntivo

Pretérito imperfecto de subjuntivo: expresa una acción hipotética que puede desarrollarse en cualquier tiempo (pasado, presente o futuro):

Me pidio que redactara el documento.
(La redacción puede verificarse ahora, antes o después.)

Pretérito perfecto de subjuntivo: expresa una acción que se supone o se desea ya concluida (a veces en relación a un verbo futuro):

Me sorprende que haya escrito una novela.
Me reuniré contigo cuando haya despedido a mis primos.

Pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo: expresa una acción pasada anterior a otra también pretérita:

No sabía que la obra hubiera tenido éxito.

El futuro de indicativo y sus valores

El futuro de indicativo tiene os formas: una simple (imperfecto) y otra compuesta (perfecto).

Futuro simple: expresa una acción que se desarrollará en un tiempo posterior:

Mañana sabremos lo que nos espera.

Con frecuencia el futuro expresa una probabilidad:

Irá a casa.
(Imaginamos que va a ir a casa, pero no lo sabemos.)

También sirve para expresar obligación o exigencia y adquiere con facilidad cierto aire de amenaza:

No hablarás mientras no te lo manden.
Me pagarás lo que me debes.

El futuro perfecto: expresa una acción que en un tiempo futuro estará acabada:

Cuando vengas, habré terminado la lección.

El condicional

El condicional presenta también dos formas: una simple (imperfecta) y otra compuesta (perfecta):

Condicional imperfecto: expresa una acción inacabada y futura respecto a un tiempo pasado:

Afirmó ante la prensa que ganaría el partido.

con frecuencia expresa sólo probabilidad o deseo:

Serían las tres de la tarde cuando ocurrió el accidente.
Preferiría descansar.

Es también la forma empleada en las peticiones, ordenes y consejos corteses:

¿Podría acercarme el vaso?
¿Querría entregarme el ejercicio?
Debería aplicarse más.

Condicional perfecto: expresa una acción acabada y futura respecto a u tiempo pasado, pero anterior a otro momento también señalado en la oración:

Me prometió que hoy habría concluido la obra.
(La conclusión de la obra es posterior a prometió, pero anterior a hoy.)

También expresa probabilidad en el pasado:

Habrían pasado dos meses desde el último encuentro cuando volvoeron a verse.
(probablemente habían pasado dos meses...)

Futuro de subjuntivo

Las formas del futuro de subjuntivo (amare, amares, amare...; hubiere amado...) se usan muy pco en el español actual. En cambio, entre los clásicos son muy frecuentes. Existe una forma simple (imperfecta) y otra compuesta (perfecta).

Futuro imperfecto de subjuntivo: expresa una acción hipotética futura:

Los que faltaren a las leyes serán castigados.
(Los que quizá en el futuro falten a las leyes...)

Futuro perfecto de subjuntivo: expresa una acción hipotética concluida en el futuro:

Los soldados que hubieren llegado irán con el sargento.
(Los que posibilemente habrán llegado en un momento futuro...)

El imperativo

como ya sabemos, el imperativo es el modo que expresa mandato. Sólo tiene dos formas propias: las de segunda persona: ven, venid. Las demás personas coinciden con el presente se subjuntivo: venga, vengamos, vengan. Para la forma negativa del imperativo se emplea tambén el presente de subjuntivo: no vengas, no vengáis.

Es vulgar la forma de segunda persona del plural con la desinencia de infinitivo: empujar, cantar... Lo correcto es empujad, cantad... Cuando los verbos van seguidos del pronombre os, suelen perder la -d: marchaos, escondeos... Sin embargo, está autorizada la forma idos.

Formas no personales del verbo

El verbo español dispone de cinco formas no personales: infinitivo simple o imperfecto (amar) y compuesto o perfecto (haber amado), gerundio simple o imperfecto (amando) y compuesto o perfecto (haber amado), gerundio simple o imperfecto (amando) y compuesto o perfecto (habiendo amado) y participio (amado).

Como veremos más adelante, el infinitivo, el gerundio y el participio sirven para construir las perífrasis verbales: tengo que hacer, está lloviendo, lleva escritas cinco páginas... El participio se emplea en los tiempos compuestos de los verbos: he amado, haya salido, hubiera corrido...

El infinitivo es una forma verbal que actúa como sustantivo y puede constituir el núcleo de un sintagma nominal. Puede desempeñar las funciones propias de este tipo de sintagmas:

Sujeto: Ayunar es bueno para la salud.
Atributo: todo es presumir y aparentar.
Complemento del nombre: La suerte de matar es la más difícil del toreo.
Complemento directo: Siento no haber estado.
Complemento circunstancial: Al bajar se dio un golpe.
Complemento agente: Fue despertado por el doblar de las campanas.
Como verbo, el infinitivo puede llevar los complementos propios de esta clase de palabras:

El dar limosna a los mendigos en las estaciones es peligroso
V
CD
CI
CC de lugar
S
VC
At.

El gerundio tiene un valor similar al de un adverbio y desempeña la función de complemento circunstancial (como verbo puede tener sus propios complementos):

Vive dando sablazos a sus conocidos
V
CD
CI
V
CC de modo

El participio actúa como adjetivo y concuerda en género y número con el sustantivo al que complementa:

Es el hijo preferido
Me gustan los niños educados.

A veces, aparece como inciso o construcción absoluta, con un sujeto expreso. En estos casos desempeña la función de complemento circunstancial:

Terminada la comida, brindaron a la salud de los premiados
V
S
 
CC de tiempo
 

Las perífrasis verbales

Además de las formas que registra la conjugación española, existen perífrasis, es decir, agrupaciones de verbos con las que el hablante trata de matizar el modo (obligatoriedad, duda...) o el aspecto de la acción (duración, inicio de la acción, resultado...).

Para expresar la obligatoriedad, recurrimos a perífrasis formadas por haber de + infinitivo (he de corregir estos ejercicios), hay que + infinitivo (hay que tener prudencia), tener que + infinitivo (tengo que ir a alcse), deber + infinitivo (debes escribir a tu hermano).

Para expresar duda o probabilidad, usamos la perífrasis debe de + infinitivo (deben de ser las siete).

Las perífrasis matizan el aspecto verbal. Unas subrayan que la acción está a punto de iniciarse (aspecto ingresivo): ir a + infinitivo (voy a dormir la siesta). Otras señalan que la acción se está desarrolando (aspecto durativo): estar + geurndio (están realizando un examen). Otras expresan el resultado de la acción (aspecto resultativo): estar + participio (la cena está servida).

Además de las fórmulas anotadas, existen muchas otras en español. En una perífrasis el verbo en forma personal actúa como auxiliar marca el número, la persona, el tiempo...). El contenido léxico lo aporta el infinitivo, el gerundio o el participio.

Los verbos pronominales

En español disponemos de algunos verbos que se conjugan con un pronombre: acordarse, quejarse, arrepentirse, lamentarse, dolerse... Estos verbos expresan un matiz que no encontramos en otros: la acción se desarrolla en el interior del sujeto. Acordarse de algo es una acción que se verifica dentro del sujeto que rememora algo. Este accidente es una voz distinta a la pasiva y a la activa: la voz media.

 

Oraciones simples y complejas; los nexos

Oraciones y proposiciones

Las oraciones pueden ser de dos tipos: simples y complejas o compuestas. Hablamos de oraciones complejas cuando aparecen dos o más predicados:

Jugamos con fuerza, pero perdimos el partido
  NEXO  

Cada una de las unidades subrayadas se denomina proposición y el elemento que las liga es un nexo.

Como puede observarse, la proposición tiene la misma estructura de la oración, pero se encuentra unida a otras, con las que forma una unidad de sentido. La relación entre las proposiciones puede ser de tres tipos:

Coordinación: las proposiciones son del mismo rango, puedem enunciarse de manera independiente y están unidas por una conjunción de las llamadas coordinantes:

Juan viene del colegio y María va a la academia
PROP. COORDINADA NEXO PROP. COORDINADA

Yuxtaposición: las proposiciones son del mismo rango, puedem enunciarse de manera independiente y no están unidas por ningún nexo:

Acude, corre, vuelan traspasa la alta sierra, ocupa el llano.
PROP.
PROP.
PROP.
PROP.
PROP.

Hay también algunos casos en que se yuxtaponen proposiciones de distinto rango:

Ruego me envíes el libro de física
PROP. PRINCIPAL PROP. SUBORDINADA

Subordinación: las porosiciones son de distinto rango y una, a la que se llama subordinada, depende de la otra, a la que se denomina principal:

Quiero que vengas
PROP. PRINCIPAL NEXO PROP. SUBORDINADA

Estas relaciones de coordinación, yuxtaposición y subordinación no se dan sólo entre proposiciones. En los distintos sintagmas aparecen también. Veamos una oración:

El perro, el gato, la niña juegan en la huerta y en el patio.

En ell el perro, el gato, la niña están yuxtapuestos. La preposición en subordina a los sintagmas nominales la huerta y el patio, coordinados entre sí, y los convierte en complementos circunstanciales. del verbo juegan.

Los nexos o elementos de relación

en español, como en otras lenguas, disponemos de nexos que conectan unos elementos con otros. Podemos clasificarlos en tres especies:

Preposiciones: subordinan un sintagma nominal y lo convierten en complemento de otro sintagma nominal, de un adjetivo o de un verbo.

El bolígrafo de tinta líquida.
 
PREP.
SINT. NOMINAL
 
CN

Lucho por la verdad
 
PREP.
SINT. NOMINAL
 
CC de CAUSA

Dotado de autonomía
 
PREP.
SINT. NOMINAL
 
COMPL. del ADJETIVO

La relación de las preposiciones españolas (a, ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde, en, entre, haci, hasta, para, por, según, sin, so, sobre, tras) se completa con diversas locuciones preposiciones (debajo de, junto a, a través de, en pos de...) que desempeñan la misma función.

Conjunciones: pueden unir elementos de igual rango dentro de una proposición, proposiciones de igual categoría o una principal con su subordinada. Podemos dstinguir dos tipos:
Conjunciones coordinantes: unen sintagmas o proposiciones de la misma importancia:
Comí pescado y carne.
Es feo pero bueno.
Voy al cine o me quedo en casa.


Conjunciones subordinantes: ligan una proposición principal con una subordinada:

Quiero que estudies más
PROP. PRINC. NEXO PROP. SUBORD.

Pronombres relativos: tienen un doble papel: subordinan la proposición que encabeza (la convierten en una suerte de adjetivo que complementa a un sustantivo); desempeñan dentro de ella la función sintáctica que correspondería al sustantivo que sustituyen:

El reloj que me entregaste está arreglado
 
NEXO
 
 
CD
CI
V
 
 
PROP. SUB. ADJETIVA

Los pronombres relativos del español son que, cual (cuales), quien (quienes) y cuyo (cuya, cuyos, cuyas). El primero es invariable. Cual y quien tienen flexión de número y concuerdan con su antecedente. Cuyo, por el contrario, concuerda con el sustantivo al que acompaña como adjetivo:

El niño, cuyas tías vinieron a vernos...

Adverbios relativos: como los pronombres relativos, subordinan la oración que encabezan y tienen también un antecendente, que puede ser un sustantivo u otro adverbio:

Señale la casa donde vive.
 
ANTEC.
NEXO
 
CC
    PROP. SUBORD.

En 1971, cuando acabé la carrera
 
ANTEC.
NEXO
 
CC
    PROP. SUBORD.

No es así como quisiera hacerlo
 
ANTEC.
NEXO
 
CC
    PROP. SUBORD.

Rompe todo cuanto encuentra a su paso
 
ANTEC.
NEXO
 
CD
    PROP. SUBORD.

 

Proposiciones coordinadas y subordinadas sustantivas y adjetivas

Las proposiciones coordinadas: sus variedades

Ya sabemos que llamamos proposiciones coordinadas a las que tienen la misma jerarquía y pueden enunciarse independientemente. Se unen por medio de una conjunción coordinante. La relación que puede existir entre las proposiciones es variada y las conjunciones que las unen también. Por eso distinguimos entre proposiciones copulativas, disyuntivas distrubutivas, adversativas y explicativas.

Las proposiciones copulativas están unidas por las conjunciones y (si son afirmativas) y ni (si son negativas). Los nexos copulativos indican que la información de las dos proposiciones se suma, sin añadir ningún matiz especial:

Cogieron el coche y partieron con el rumbo desconocido.
No leyó ni escribió absolutamente nada.

Cuando la palabra que sigue a la conjunción y empieza por el fonema /i/, se usa la variante e para evitar cacofonía.

Llegó e hizo lo que tenía encargado.

Cuando las proposiciones copulativas son más de dos, la conjunción sólo une a las dos últimas:

Piensa, medita y reflexiona sobre lo que te he dicho.

Las proposiciones disyuntivas presentan ideas que se xpluyen mutuamente. Hay que elegir entre una u otra. Están unidas por la conjunción o, que ocasionalmente cambia en u para evitar la cacofonía. También pueden usarse locuciones conjuntivas como o bien:

Sales o entras.
Aabandona el teatro u ocupa tu asiento.
¿Invierte ahora en bolsa o bien prefiere esperar a que bajen los valores?

Las proposiciones distributivas, como indica su nombre, presentan acciones que no se excluyen. Tienen una construcción correlativa. Las unen locuciones conjuntivas: ora...ora, ya... ya, bien... bien, etc. o elementos contrapuestos: uno... otro, éste... aquel, el primero... el segundo, etc.:

Ya calla, ya habla por los codos.
Ora llueve, ora nieva.
Unos saben algo, otros lo ignoran todo.

En las adversativas la proposición introducida por la conjunción adversativa corrige, limita o contradice el significado de la que está coordinada con ella. La unión se establece por medio de las conjunciones pero, mas, aunque, sino, y a través de numerosas locuciones conjuntivas: sin embargo, no obstante, salvo que, excepto si, sino que...

Fui al cine, pero no había entradas.
Es interesante, mas no acaba de gustarme.
Era inteligente aunque no resultaba brillante.
No escribe sino garrapatea las letras.
Hay calefacción; sin embargo, siento frío.
No firmaré ese documento, excepto si me obligan.

Las proposiciones explicativas tienen el mismo valor y el mismo significado. La segunda aclara el sentido de la primera. Se unen mediante las locuciones conjuntivas: es decir, o sea...:

El equipo marcó tres goles, es decir, jugó muy bien.
tratemos del verbo, o sea, del elemento que normalmente es núcleo del sitagma predicado.

Proposiciones subordinadas: sus variedades

Las proposiciones subordinadas se integran en la oración y desempeñan debtro de ella funciones de un sintagma nominal, de un adjetivo o de un adverbio. Atendiendo a este criterio, podemos dividirlas en tres clases: proposiciones sustantivas, adjetivas y adverbiales.

Proposiciones sustantivas

Equivalen a un sintagma nominal:

Me apena que llueva tanto = Me apena la lluvia.

No siempre es posible sustituirlas por un sustantivo. Justamente su utilidad es ésa: expresar conceptos sustantivos que no existen en la lengua:

No me gusta que pierdas el tiempo en tonterías.

Desempeñan funciones propias del sintagma nominal:

Sujeto: Es bueno que trabaje duro.
      PROP. SUB. SUSTANT.
 
VC
AT
S
Complemento del nombre: Tengo el deseo de que sonrían.
      PREP. PROP. SUS.
   
NUC.
CN
Complemento del adjetivo: Estoy cansado de que gastes tanto
      PREP. PROP. SUSTANT.
 
NÚC.
COMP. DEL ADJET.
Complemento directo: Deseo que sonrían. No sé si iré.
    PROP. SUST.   PROP. SUST.
   
CD
 
CD
Complemento circunstancial: Trabajaron sin que nadie les ayudara.
    PREP PROP. SUSTANT.
   
CC

Las proposiciones sustantivas de complemento circunstancial se confunden en ocasiones con algunas proposiciones adverbiales, ya que desempeñan la misma función sintáctica. En el presente curso no es preciso establecer mayorer distinciones.

Proposiciones adjetivas o de relativo

Equivalen a un adjetivo: Desempeñan, por tanto, la función de complementas al sustantivo:

Los actores que tienen fama son muy orgullosos = Los actores famosos son muy orgullosos.

Como ocurría con las sustantivas, no eiempre es posible sustituirlas por un adjetivo:

Los atletas que corren el 31 dediciembre en la San silvrestre vallecana...

Las proposiciones de relativo están introducidas por los pronombres relativos que, cual (cuales), quien (quienes), cuyo (cuya, cuyos, cuyas). También desempeñan una función similar los adverbios relativos donde, como, cuando, cuanto.

La proposición adjetiva complementa al sustantivo que es antecedente del pronombre o adverbio relativo:

El coche que vimos ayer es de mi tío
ANTECED. P.R.  
 
PROP. ADJETIVA

Como los adjetivos calificativos, estas proposiciones pueden ser:

Especificativas: expresan un rasgo que distingue al antecedente de otros seres de su misma especie:

Los alumnos que aporbaron el examen preparán este ejercicio.

(No todos los alumnos; sólo los que aprobaron el examen.)

Explicativas: definen un rasgo inherente al sustantivo, que no sirve para distinguirlo de otros individuos de la misma especie; las proposiciones explicativas se encierran entre comas:

Los alumnos, que aporbaron el examen, prepararán este ejercicio.

Todos los alumnos a que alude el hablante; porque tdos aprobaron el examen. En este ejemplo -otra cosa es la realidad- el aprobar el examen es un rasgo definidor del sustantivo alumnos.)

El pronombre relativo tiene un doble papel en la oración. Por un lado, es el nexo que une la proposición adjetiva con la principal; por otro, desempeña una función sintáctica dentro de la subordinada. Esta función no coincide necesariamente con la de su antecedente:

El libro que leí en verano era muy interesante.
  CD V CC de tiempo  
ANT.
PROP. ADJETIVA
 
S
 

Según la función que desempeñen, los pronombres relativos pueden ir precedidos de preposición:

Vi la casa en que pasé las fiestas
    CC de LUGAR
V
CD
 
ANT.
PROP. ADJETIVA
 
CD

los adverbios relativos donde, como, cuando desempeñan en la proposición subordinada la función de complementos circunstanciales:

El colegio donde te conocí ya no existe.
 
CC de LUGAR
CD
V
 
ANT.
PROP. ADJETIVA.
 
S
 

Las oraciones de relatico, como los adjetivos, pueden sustantivarse anteponiendo un artículo. En esos casos desempeñan las funciones propias del sintagma nominal:

El que pintarrajeó la pared será castigado
S
V
CD
 
DET.
PROP. ADJETIVA
 
S
 

 

Las proposiciones subordinadas adverbiales

Las proposiciones subordinadas adverbiales: sus clases

Reservamos el nombre de proposiciones adverbiales para aquellas que desempeñan la función característica del adverbio: la de complemento circunstancial:

Veo la televisión mientras como patatas fritas
   
V
CD
 
NEXO
PROP. SUB. ADVER.
 
CC de TIEMPO

Con frecuencia esta función la desempeñan proposiciones sustantivas ligadas a la principal por medio de una preposición o locución prepositiva:

No nos veremos hasta que vuelvas (= hasta tu vuelta).
  PREP. PROP. SUS.  
  CC de TIEMPO  

En este curso lo importante es saber que ambas desempeñan la función de omplemento cirsunstancial. Lo demás son cuestiones de menor relieve.

Las proposiciones adverbiales se unen a la principal por medio de conjunciones y locuciones conjuntivas.

Como en el caso de los complementos circunstanciales, existe variedad de subordinadas adverbiales: de lugar, de tiempo, de modo, comparativas, causales, consecutivas, condicionales, concesivas y finales.

Proposiciones adverbiales de tiempo, lugar y modo

Como su nombre indica, estas adverbiales expresan una circunstancia temporal, local omodal. tienen como nexos más frecuentes las palabras donde, cuando, como:

de lugar: Trabajo donde quiero.
de tiempo: Trabajo cuando quiero.
de modo: trabajo como quiero.

Ya dijimos en el aprtado anterior que, cuando existe un antecedente expreso, donde, cuando y como son adverbios relativos que introducen una oración adjetiva.

Además de los nexos señalados, se usan otros. En las subordinadas de lugar, donde puede ir acompañado de preposiciones:

Crucé por donde acordamos.
Voy adonde me digas.

Las proposiciones temporales presentan varios nexos:

No puedo trabajar mientras estoy enfermo.
Me retiraré apenas alcance la presidencia.
Acabaré en cuanto me dejes en paz.

también se dan en este tipo de oraciones estructuras correlativas:

Apenas dejamos de trabajar cuando vino la luz.

Las subordinadas de modo emplean, además de como, el nexo según:

Lo fabriqué según acordamos.

Proposiciones comparativas

Las proposiciones comparativas de superioridas se introducen con la correlación: más... que, excepto cuando el atributo es un adjetivo que tiene una forma propia del comparativo de superioridad (mayor, menor, mejor, peor):

Es más guapo que Juan.
Este jersey resulta mejor que aquél.

Las de inferioridad utilizan la correlación menos... que:

Alberto es menos gordo que Luis.

Las de igualdad presentan las correlaciones tan... como, tanto... como, tal... como, tanto... cuanto, igual... que:

Sufre tanto como goza.
Es tan ágil como Eusebio.
lo maneja tal como te dije.
Aprende tantas cosas cuantas le enseñan.
se comportan igual que el año pasado.

proposiciones consecutivas y causales

Las proposiciones consecutivas y causales

Las proposiciones consecutivas expresan el fruto, el resultado que se desprende de la proposición principal. Para introducirlas se utilizan correlaciones: tan + adjetivo o adverbio + que, tal + sustantivo + que, tanto + sustantivo o verbo + que:

Era tan bueno que todos se burlaban de él.
Tan mal lo pasamos que juramos no volver.
Cometió tales abusos que el pueblo se sublevó.
Pasamos tanta sed que estábamos a punto de desfallecer.
Tanto estudié que ahora no puedo conciliar el sueño.

Cuando la relación entre lo expresado en la principal y en la subordinada no es tan intensa, se usan las conjunciones luego, pues y clocuciones conjuntivas (así que, por consiguiente):

Veo la luz, luego es de día.
Llegaron las fiestas, pues vamos a divertirnos.
Tengo que conducir, así que no beberé.
Mañana me examino; por consiguiente, hoy tendré que estudiar.

Las proposiciones causales expresan la razón, el motivo, la causa de la acción de la proposición principal. Se introducen mediente los nexos porque, pues, que, ya que, como...

No veo la televisión porque me aburre.
Cómprame unos zapatos pues se han roto los que tenía.
Dame de beber, que estoy sediento.
Haré deporte ya que estoy engordando.
Como no hizo nada, suspendió.

Proposiciones concesivas y condicionales

Las proposiciones concesivas expresan un inconveniente, una dificultad que no llega a impedir que se cumpla la acción de la principal. El nexo más habitual es aunque, pero se emplean también locuciones conjuntivas como a pesar de que:

Aunque llegue tarde, acudiré a la cita.
Le perdonaré, a pesar de que no se lo merece.

Las condicionales expresan una acción que ha de darse para que pueda cumplirse la de la principal. La conjunción propia de estas proposiciones es si, pero ese oficio lo desempeñan también otras locuciones equivalentes (a condición de que, en el supuesto de que, siempre que...):

Si el tren se retrasa, no llegaremos al teatro.
Hablaré con el director, a condición de que trabajes con ahínco.
Estudiaré medicina en el supuesto de que me admitan en la facultad.
compraré besugo siempre que no esté muy caro.

Proposiciones finales

Son las que expresan para qué se realiza la acción de la proposición principal. Se unen a ella por medio de las locuciones conjuntivas para que y a que; pero también se usan las expresiones a fin de que, con el objeto de que...

Limpio la cocina para que todo esté en orden.
Corro a que me den la paga semanal.
Este piso tiene ventanas dobles a fin de que no entre el ruido.
He suscrito una póliza de seguros con el objeto de que me indemnicen en caso de accidente.




©Copyright Juan José Ferres Serrano 2001
Correo electrónico: gunkan@terra.es
Lista de correo: gunkan@elistas.net
WEB principal: http://dino.ugr.es/~gunkan
1er. mirror : http://gunkan.dreamers.com
Mirror en construcción : http://varilex.dhs.org/ferres/
WEB sensei: http://varilex.dhs.org/ling-japonesa/
Foro de mensajes : http://varilex.dhs.org/phpBB/