Introducción
Acerca del estudio de los caracteres kanji

  Acostumbrados en nuestro mundo occidental a un reducido número de caracteres, el estudioso de la lengua japonesa se topa de bruces con un "pequeño" problema, la miriada de caracteres japoneses. Con un poco de investigación se descubre que el japonés tiene dos sistemas de escritura, kanas y kanjis. Rápidamente estudiamos los kanas (debido a que son más parecidos a nuestro alfabeto). Llegados a este punto es necesario decidir entre estudiar gramática japonesa, kanji o vocabulario. En la mayoría de los casos se opta por un estudio gradual y compaginado de estas materias, si bién es necesario una mínima base de kanji para aprender el vocabulario.

De una forma o de otra, el estudio de los caracteres kanjis se plantea como un suplicio, trás aprender los primeros caracteres básicos se supone que el estudio del kanji es algo accesorio que no impide conocer la gramática japonesa (ni japonés hablado). Esa no es la mentalidad necesaria para aprender japonés. Aunque el estudio del kanji pueda retrasar sobremanera el aprendizaje de la lengua japonesa no se debe dejar de estudiar.

El japonés es kanji. El kanji es japonés. Si no amamos y conocemos los kanji, nunca aprenderemos japonés.

El kanji es una herramienta de expresión de tal magnitud que una sola vida no es suficiente para comprenderlo en su totalidad. Los juegos de palabras que posibilita, los distintos matices, su fuerza, su diseño. El kanji es algo fascinante. Miles de años de arte se condensan en un sistema de escritura práctico y vivo.

En mi caso, yo me adentré en el japonés a través del kanji. Incluso mi primer y modesto libro de japonés fue un diccionario de kanjis. Esta manera de comenzar a enfrentarme al japonés es una manera un tanto compleja al principio, pero plantea incontables ventajas. Una vez que dominé aproximadamente unos 2000 kanjis (con casi todas la lecturas japonesas aprendidas y los significados) comencé a aprender gramática y vocabulario. Descubrí que el estudio de la gramática y vocabulario japonés ahora era muchísimo más llevadero.

La lógica nos lleva a pensar que es mucho más sensato aprender los kanjis de forma gradual (al modo japonés). Por ese motivo existen las listas de kanjis ordenadas por grados (que están incluidas en esta misma página WEB). Pero eso está bién para aquellas personas que se dediquen a estudiar japonés de forma constante e intensiva. Yo estaba estudiando el antiguo barchillerato B.U.P. cuando empecé a aprender japonés. Era poco menos que una afición y aunque estudiaba algo de gramática japonesa rápidamente lo olvidaba porque no lo practicaba (no tenía ningún amigo japones con el que practicar en aquella época). Sin embargo había una cosa que si podía aprender del japones y que desde luego también podía practicar, los kanji. Los apuntes de clase cobraron una nueva dimensión después de que adquirí una de las primeras ediciones de Kanji, La escritura japonesa, ese maravilloso libro de Albert Torres y Graell. A partir de entonces yo escribía en español, pero todos aquellos conceptos que podían ser representados con un kanji, los escribía en kanji. Logicamente no hay un concepto para cada palabra (por lo menos yo entonces no los conocía) así que fue necesario echarle imaginación al asunto. Recuerdo que para escribir "tiza" usaba los caracteres de "dedo"+"blanco" y cosas por el estilo. Mis apuntes eran poco menos que un geroglífico, con una mezcla de idiomas y una caligrafía tremebundas (y por supuesto ni que decir tiene que no respetaba el orden de escritura de los caracteres...algo que luego me pasó factura). No todo lo escribía en kanji, las pequeñas nociones de gramática intentaba ponerlas en práctica (sólo=tada, conjunción y=to, pero=ga, que=nani, etc...).

De esta forma no se usan todos los caracteres en la escritura y por supuesto no puedes emplear ni siquiera los Jôyô kanji en la escritura habitual (y consecuentemente los olvidarás). Además está el problema añadido de las lecturas y la polisemia de los kanjis. La polisemia de los kanjis no tiene más solución que imaginación (y lógicamente aprender TODOS los significados de cada kanji es un tanto excesivo), pero el tema de las distintas lecturas de los kanjis sí tiene solución. Empezaré diciendo que yo no aprendía las lecturas chinas a menos que el kanji no tuviera lecturas japonesas. Las lecturas japonesas son más variadas y más fáciles de aprender en un principio. Una vez sabemos algunas lecturas de cada kanji las practicamos usando los kanjis de forma fonética. Por ejemplo, para escribir la palabra "clase" yo usaba kanjis que sabía que se podían leer "KU + RA + SE" (incluso usaba furiganas para no equivocarme), recuerdo lo divertidas que eran las clases de biología con todos esos nombres técnicos y que yo escribía de este modo (mitocondria, genoma, gameto, etc...).

Desde luego no puedo decir que este método sea la panacea, a mí me facilito muchísimo el estudio del japonés. Aunque reconozco que yo usaba los kanjis para todo y en todo momento. No creo que este método funcione si se tiene poca ilusión por aprender japonés. Además es muy importante que no aprendamos kanjis sin intentar imaginarnos el dibujo original y la relación entre sus radicales componentes. No os preocupéis de que lo que vosotros penséis sobre el origen de un kanji sea erroneo, lo importante es que lo memorizaréis y tiempo tenéis de aprender el auténtico origen de los kanji si continuais estudiando japonés.




©Copyright Juan José Ferres Serrano 2001
Correo electrónico: gunkan@terra.es
Lista de correo: gunkan@elistas.net
WEB principal: http://dino.ugr.es/~gunkan
1er. mirror : http://gunkan.dreamers.com
Mirror en construcción : http://varilex.dhs.org/ferres/
WEB sensei: http://varilex.dhs.org/ling-japonesa/
Foro de mensajes : http://varilex.dhs.org/phpBB/