La transcripción del Japonés

Ya hemos hablado del origen del japonés y los kanas, todo desde un punto de vista teórico. Pero esta aplicación fue creada como una herramienta de trabajo para la traducción del japonés. Por eso se han pasado por alto algunos detalles prácticos en la exposición de los kanas y los kanjis para verlos con más detalle en esta sección.

La transcripción del japonés consiste en convertir tanto los sistemas de escritura japoneses a caracteres occidentales (roma-ji) como adaptar las peculiaridades de la lengua japonesa a la lengua española. Esta transcripción es un paso que facilita el estudio del japonés.

Cuando nos enfrentamos con un texto japonés por primera vez descubrimos unos caracteres que no son los occidentales y unos signos de puntuación que no conocemos o en realidad tienen otra función.

El poder leer los caracteres japoneses es algo que requiere mucha dedicación. En primer lugar debemos memorizar los silabarios hiragana y katakana, a menos que prefiramos estar consultando continuamente una lista.

Después debemos ser capaces de leer los caracteres kanjis, cosa que no es ni mucho menos sencilla, y que en este caso lo más aconsejable es ir consultándolos en un diccionario de kanjis. Pero no sólo necesitamos un diccionario de kanjis, sino que es preciso que sepamos las lecturas de los kanjis en cada palabra si queremos leerlos correctamente con lo cual necesitamos un diccionario japonés-español...

Los signos de puntuación también nos costará comprenderlos, sobre todo la ausencia del espacio en blanco como separador de unidades gramaticales que los españoles siempre hemos pasado por alto por ser demasiado evidente. Es realmente desesperante ver un texto japonés y no saber donde empieza y donde acaba un nombre o un verbo. Esta parte requiere saber de antemano las palabras para poder leerlas.

Este que os escribe pasaba horas transcribiendo textos japoneses a caracteres occidentales y pensado que lo hacia correctamente. En principio nada podía fallar, transcribiendo carácter a carácter y poniendo su lectura al lado la transcripción debería de ser correcta. Sin embargo nada más lejos de la realidad. El error cometido fue no tener en cuenta que el japonés no es igual al español. En español una "o" más una "u" es "ou", sin embargo en japonés una "o" seguida de una "u" daría lugar a "ö". Y es que no se tuvo presente que el japonés tenía vocales y consonantes dobles y que deberían ser representadas de algún modo.

La transcripción es un paso hacia la traducción del japonés desde el momento en que nos enseña todas estas reglas a las que no estamos familiarizadas en nuestra lengua.

Se puede enseñar japonés sin enseñar a transcribir, pero si difícil es traducir un texto con su versión original japonesa y su transcripción, más difícil aún lo es disponiendo sólo del texto japonés.

Un estudiante de japonés debe primero aprender los kanas y después a transcribir correctamente. Acto seguido puede empezar a enfrentarse a una transcripción práctica para reforzar todo lo que ha aprendido. En los primeros pasos de la transcripción el alumno se encontrará con los "temidos" caracteres kanji y con un poco de suerte conseguirá encontrarlos. Se dará cuenta de que si bien tiene la dificultad de que no sabe cual de las lecturas poner en ese contexto, gracias a los caracteres kanji y a su significado puede formarse una idea de lo que trata el texto. Aquí es donde se nota la fuerza del kanji aunque retrasa en gran medida la transcripción (y por consiguiente la lectura) de un texto, nos ayuda en la traducción sin necesidad de conocer un vocabulario o una gramática . No se debe olvidar nunca que un kanji es un concepto y el entendimiento humano es la unión, más o menos matizada, de conceptos.

Esta aplicación recomienda que en un principio se intente la transcripción escrita del japonés, hasta que el alumno consiga la soltura necesaria. Después de aprender a andar podremos empezar a correr y cuando aprendamos los kanas, los kanjis y las palabras podremos empezar a leer un texto japonés sin necesidad de ninguna ayuda y "correctamente".

Sólo en un principio se debe intentar leer y traducir a partir de la transcripción, más adelante es casi imprescindible que intentemos hacerlo enfrentándonos con el texto japonés escrito en kanji y kana.

En una frase transcrita como esta:

Hito to yama to ie

Si no disponemos de un diccionario no podremos traducir la frase, y aún así necesitamos unos mínimos conocimientos de gramática. Sin embargo si tenemos la frase original:

Simplemente haciendo uso de un diccionario de kanjis nos aproximaremos a la traducción (esta aplicación no dispone de un diccionario de kanjis "completo", consulte la bibliografía si busca alguno). Si buscamos los caracteres tendremos que el segundo y cuarto carácter es la sílaba to, el primer kanji significa persona, el segundo montaña y el último casa. La traducción correcta sería : "El hombre, la montaña y la casa" habiendo sólo sido necesario saber que la partícula to hace el lugar de la conjunción y en la gramática japonesa.

 

La transcripción de los kanas

Los silabarios forman un núcleo muy importante en la transcripción del japonés. La base de la transcripción está en los silabarios dados en páginas anteriores.

Si tenemos una palabra compuesta por caracteres hiragana o katakana en primer lugar buscaremos los caracteres en el silabario hiragana o katakana y los transcribiremos directamente. En principio no es necesario que nos aprendamos los silabarios, pues si transcribimos asiduamente los aprenderemos sin demasiado esfuerzo. Yo personalmente os recomiendo que antes de empezar a transcribir os los aprendáis, sobretodo por el grandísimo ahorro de tiempo que esto os supondrá.

Como ejemplo de transcripción simple pongamos esta palabra: . Tras buscarla en los silabarios (concretamente en el hiragana) vemos que se compone de 3 sílabas y una consonante: BA-N-SHI-YA. ¿Es correcta nuestra transcripción? La respuesta es negativa porque no hemos tenido en cuenta el diptongo que forman la sílabas y . La transcripción correcta sería BANSHA. Generalmente en los textos escritos japoneses cuando aparece un diptongo la segunda sílaba se pone en un tipo de letra algo más pequeño y desplazada hacia abajo para indicarnos que es un diptongo. Lamentablemente esto siempre no ocurre y debe ser tenido muy en cuenta. Los diptongos en katakana son exactamente iguales que en hiragana.

 

Las vocales largas

El japonés tiene vocales largas y como tales hay que transcribirlas. Para indicar que una vocal es larga se utiliza una notación como ésta : ä ï ü ë ö. Simplemente poniendo una diéresis encima de la vocal larga. Esta forma de representar las vocales largas es la utilizada en esta aplicación, aunque es una forma un poco anticuada de hacerlo. La forma correcta de haberlo hecho es poniendo un guión encima de la letra. Lamentablemente con los medios informáticos de que dispongo no he podido implementar el guión y he tenido que elegir la diéresis.

Las vocales a, i, e, no suelen aparecer largas. Para alargar el sonido de estas vocales en hiragana basta con ponerlas seguidas.

Okä-san (madre)

Obä-san (abuela)

Ojï-san (abuelo)

En katakana para alargar el sonido de las vocales a, i, e, se pone un guión () detrás de ellas.

Käten (del inglés curtain = cortina)

Tëburu (del inglés table = mesa)

Bïru (del inglés beer = cerveza)

Las vocales u y o son comúnmente encontradas largas y tanto en hiragana como en katakana se alargan de la misma manera.

La u se alarga añadiendo otra u.

Yübe (anoche)

Küki (aire)

La o es un caso especial, dado que se alarga añadiendo una u en lugar de otra o.

Kökö (piedad)

Hiköki (aeroplano)

Hay que tener mucho cuidado porque cuando aparece una o (cuando digo una o me refiero a la vocal o y también a cualquier sílaba que acabe en o) seguida de otra o no debe transcribirse por vocal larga. Téngase en cuenta que muchas fuentes para aprender japonés simplifican la romanización y transcriben o+o como ö en lugar de la forma correcta que es oo.

Tooru (pasar por)

 

Las consonantes dobles

Las consonantes dobles son producidas por la irregularidad de tsu. Un tsu tanto en hiragana () como en katakana() duplica la consonante que le siga. No siempre que veamos un texto en kana que use tsu se debe duplicar la consonante siguiente. En algunos casos sí y en otros no. La dos únicas reglas que nos ayudarán a no equivocarnos son:

1.- Cuando el tsu duplica la consonante se suele poner un poco más pequeño y desplazado hacia abajo.

Akkan (villano)

Akki (demonio)

Kakkazan (volcan activo)

Kekkan (vena)

2.- Todas las consonantes pueden duplicarse menos las suaves g, d, j, z además de la r y la y.

tsu+na: Etsunam (Vietnam)

tsu+ga: Tsugawa

tsu+da: Tsudanuma

tsu+ru: Tsuru (cuervo)

tsu+ka: Okkanai (espantoso)

tsu+ku: Okkusufuödo(Oxford)

tsu+ku: Ekkususen(rayos X)

Según algunos autores en el lenguaje familiar se tiende a doblar las consonantes de ciertas palabras. Aunque como todavía se usan las dos maneras, la normal y la duplicada, no tiene sentido una lista detallada de las excepciones que se producen. Además de que es muy improbable que nos las encontremos en un texto dado que es un lenguaje familiar y no suele tener constancia escrita.

 

El empleo del apóstrofo

Hasta ahora no hemos tenido ningún problema a la hora de transcribir los kanas, sin embargo existe un caso que provocaría ambigüedad, para solucionar esta ambigüedad se usa el apóstrofo.

El apóstrofo se emplea en las transcripciones para evitar que la consonante n sea unida en la transcripción a la siguiente sílaba si esta empieza por vocal.

Una palabra transcrita a romaji como shanyo puede corresponder a dos palabras diferentes dado que la n puede ser considerada como una consonante aparte () o formando parte de nyo (). Esta irregularidad de transcripción se puede dar tanto en kana como en kanji, pues todo lo que afecta a la transcripción del kana afecta también a la del kanji. El apóstrofo (`) soluciona el problema de esta ambigüedad. Cuando transcribimos como shan`yo estamos separando la n de yo y así no se produce confusión.

 

La transcripción de los kanjis

Si la composición de kanjis fuera regular no existirían problemas para la transcripción, pero la unión de dos o más kanjis puede ser irregular. Esto quiere decir que sus lecturas pueden verse alteradas según a los otros kanjis a los que se unan. Los casos de irregularidad son:

1. Si tenemos dos kanjis que juntos dan lugar a una palabra se suaviza la consonante del segundo kanji. Por suavizar entendemos que el carácter kana se cambie por el mismo carácter pero con nigori.

Por ejemplo ch y sh = j, k = g, s y ts = z, t = d, h y f = b y p. Esta irregularidad se da en mayor medida en todas aquellas palabras de origen japonés.

 de KURO + KANE = KUROGANE

 de HIRO + FUMI = HIROBUMI

 de SHIO + SAKE = SHIOZAKE

 de SAKE + SUKI = SAKEZUKI

 de NA + TAKAI = NADAKAI

2. Cuando los kanjis que se unen forman una palabra de origen chino la regla anterior no se aplica. Con estas palabras chinas lo que ocurre es que si el primer kanji acaba en los caracteres tsu ( ,) o chi (,) y el segundo kanji empieza por h o f, estos caracteres h o f se convierten en p. Además de las sílabas tsu y chi también se produce la irregularidad con la sílaba ku (,), pero los casos que hagan que la h o f después de ku se conviertan en p son muy escasos. Esta irregularidad recibe el nombre de asimilación (R.P. Fr. Vicente Gonzales. Gramática teórico Práctica de la Lengua Japonesa para uso de estudiantes de habla española. pág.18).

ICHI + HAN = IPPAN

ICHI + HIN = IPPIN

ICHI + HON = IPPON

TATSU + FU = TAPPU

SHUTSU + FU = SHUPPU

ROKU + HYAKU = ROPPIAKU

3. Si un kanji termina en tsu ( ,) ,chi (,) o ku (,), y el siguiente kanji empieza por k, s y t se eliminan el tsu, chi o ku y se duplica la primera consonante del segundo kanji.

de ICHI + KYO = IKKYO

de ICHI + SAI = ISSAI

de ICHI + TO = ITTO

de KETSU + TEI = KETTEI

de KOKU + KI = KOKKI

Estas son algunas de las irregularidades de la unión de los kanjis. Existen más, pero ya son menos frecuentes que éstas. El lector no debe preocuparse en demasiade estas irregularidades. Cualquier diccionario japonés-español que esté escrito en kanji y kana contempla ya estas irregularidades.

Volver a Indice de Lecciones